La industria 4.0

Julio 31 2017

Estamos a las puertas de una revolución tecnológica que cambiará de manera sustancial la forma en que vivimos. Trabajamos y nos relacionamos a una escala que nunca habíamos experimentado antes, y a la que habrá que dar una respuesta integrada y completa que implique a todos los actores principales, desde la Administración pública y el sector privado, hasta el mundo académico y la sociedad civil: hablamos de la industria inteligente o la industria 4.0. La primera revolución industrial empleó agua y vapor para mecanizar la producción; la segunda utilizó la electricidad para crear la producción en cadena, y la tercera usó la electrónica y las TIC para automatizar la producción. Ahora, una cuarta revolución industrial se está construyendo sobre la tercera, y se caracteriza por una fusión de tecnologías que está difuminando las fronteras entre las esferas física, digital y biológica.

Esta nueva industria tiene como objetivo la puesta en marcha de las fábricas inteligentes (smart factories) de estructura modular, donde sistemas ciberfísicos monitorizan los procesos, crean una copia virtual del mundo real y toman decisiones descentralizadas. Mediante la conexión de las cosas, los sistemas ciberfísicos se comunican y cooperan entre ellos y con los humanos en tiempo real y, mediante el llamado “Internet de los servicios”, todos los participantes en la cadena de valor ofrecen y utilizan servicios internos y externos entre diferentes organizaciones.

La industria 4.0 está diseñada a partir de seis principios básicos:

  • Interoperabilidad: capacidad de los sistemas ciberfísicos, los humanos y las fábricas inteligentes para conectarse y comunicarse entre ellos mediante el Internet de las cosas y el Internet de los servicios.
  • Virtualización: creación de una copia virtual de la fábrica inteligente mediante el enlace entre los sensores de datos (producto de la monitorización de los procesos físicos) y los modelos de planta virtuales y de simulación.
  • Descentralización: capacidad de los sistemas ciberfísicos de las fábricas inteligentes para tomar decisiones propias.
  • Potencial de tiempo real: capacidad de recoger y analizar datos para obtener conclusiones de manera inmediata.
  • Orientación de servicio: la oferta de servicios  de sistemas ciberfísicos, humanos o de fábricas inteligentes – vía la “Internet de los servicios”.
  • Modularidad: la adaptación flexible de las fábricas inteligentes a los requerimientos cambiantes mediante la reposición o la expansión de módulos individuales.
  • Comparada con las revoluciones industriales anteriores, la cuarta revolución industrial (que integra también los datos masivos, la inteligencia artificial, la informática en la nube, la robótica y la fabricación aditiva) evoluciona a un ritmo exponencial más que lineal. Esta evolución puede incrementar los ingresos económicos y mejorar la calidad de vida de la población en el mundo, dado que genera efectos en:

Las empresas y negocios: altera de manera drástica las expectativas de los clientes, la mejora de los productos, la innovación colaborativa y las formas de organización; las nuevas tecnologías hacen que los objetos sean más duraderos y resistentes, mientras que los datos y las analíticas cambian los sistemas de mantenimiento.

En los gobiernos y administraciones públicas: las nuevas tecnologías permiten cada vez más a los ciudadanos relacionarse con los gobiernos, mientras que los gobiernos ganan muchas más herramientas para controlar la población. La capacidad de adaptación de los sistemas de gobierno y de las autoridades públicas determinará su supervivencia: para abarcar un mundo de cambio disruptivo, sus estructuras deben estar a los niveles de transparencia y eficiencia que les permita mantener su ventaja competitiva.

En la gente: uno de los desafíos más grandes está en la privacidad, en la noción de propiedad, en las pautas de consumidor y en cómo se dedica tiempo para desarrollar nuevas habilidades. La mutación que experimentará el mercado laboral debido a la automatización masiva de tareas calificadas hará que muchos puestos de trabajo tengan que redefinir.

ENTRADAS RELACIONADAS